Cultivo Algodón Orgánico

Los métodos usados en el cultivo de algodón orgánico son básicamente los mismos que los usados en todos los de otros cultivos orgánicos. Típicamente incluyen la rotación de cultivos, siembras destinadas a cubrir y enriquecer el suelo, y fertilización de los suelos con estiércol animal y polvos de piedra natural. El deshierbe se realiza manualmente o por flameaciones en combinación con otros prácticas culturales como el cultivo mixto. Para el control de insectos se recurre a trampas, el cultivo en fajas y la utilización de bio-pesticidas hechos de bacterias, virus y hongos patógenos.

Los métodos de la agricultura orgánica son bien conocidos. Especialmente con respecto a algodón puede recurrirse a buena literatura y extensos intercambios de experiencia.

article_croppingGeneralmente agricultores de edad y agricultores provenientes de regiones de bajos ingresos, que no tenían recursos para comprar productos químicos, aun poseen conocimientos de los métodos de la agricultura orgánica. Estos métodos pueden ser aplicados en cualquier lugar y en realidad no hay limitación geográfica alguna a la agricultura orgánica. El cultivo de algodón orgánico no tiene tampoco restricciones de calidad. El algodón de fibra larga, por ejemplo, puede cultivarse orgánicamente con los mismos resultados que se obtienen con cultivos de agricultura convencional. La calidad del algodón orgánico es a menudo incluso mejor que la del convencional, proveniente de la misma semilla, ya que en cultivos orgánicos muchas veces se cosecha a mano (menos contaminación con hojas) y porque el cultivo orgánico es sujeto a mayores controles que el cultivo convencional.

Como regla general, el cultivo de algodón orgánico utiliza más mano de obra que el cultivo de algodón convencional. Esto hace que el cultivo de algodón orgánico es especialmente atractivo en países en desarrollo en los que la mano de obra es de costo relativamente bajo. En los cultivos orgánicos de algodón se cuenta, sin embargo, generalmente con rendimientos inferiores a los que se obtienen en cultivos convencionales, especialmente en los primeros años de cultivo. Sin embargo, al no tenerse costos por compra de químicos en cultivos orgánicos, tenemos que estos hoy en día ya alcanzan márgenes de ingreso por área sembrada a un nivel competitivo con los de cultivos convencionales, especialmente en países de bajos a medianos costos de mano de obra (Long Term Trial in India, Christian Andres FiBL, 2013).